Diferencias entre la nata y la nata vegetal

La nata es deliciosa y es casi imposible hallar a alguien que no le guste…a no ser que seas intolerante a la lactosa, o vegano. Pero eso no es un impedimento hoy en día con la nata vegetal, pero ¿cuál es la verdadera diferencia entre la nata vegetal y la nata común?

Diferencias entre la nata y la nata vegetal5

Diferentes procedencias

La nata común y la nata vegetal tienes diferentes orígenes. La primera tiene su procedencia en la grasa animal, mientras que la segunda se elabora en base a grasas provenientes generalmente de la soja. La principal ventaja de la nata vegetal, por lo tanto es que es apta para quienes tienen intolerancia a la lactosa y obviamente, para aquellos que creen que los productos derivados de animales son una aberración.

Capacidad de conservación a temperatura ambiente

Otra de las diferencias entre estos dos tipos de nata es su capacidad de conservación a temperatura ambiente. ¿Te ha pasado que después de montar nata notas que esta baja y pierde su estabilidad? Esto es un gran problema si tienes mucho trabajo en la cocina y quieres ir adelantando trabajo. La nata vegetal tiene mayor estabilidad y no se baja, por lo que puedes trabajar durante horas sin tener que estar “salvando” la nata o, peor: Tirarla.

Maniobrabilidad

La nata común no tiene tanta maniobrabilidad como la nata vegetal. ¿A qué nos referimos con esto? Simple: Si quieres agregarle colorantes, sabores o incluso congelarla, la nata común no es para ti. Si quieres color o sabor diferente, tienes que tener una gran experiencia para lograrlo de forma equilibrada con nata común. ¡Y ni hablemos de congelarla! La nata se echaría a perder en cuanto la descongeles. Pero la nata vegetal si es maniobrable: Puedes cambiarle el color, el sabor y hasta congelarla, gracias a la ausencia de grasa animal.

Diferencias entre la nata y la nata vegetal3

Facilidad de uso en la nata y en la nata vegetal

Si ya sabes cómo montar nata, hacerlo puede resultar muy fácil, pero si aún te falta práctica, puede resultar una  experiencia frustrante y un tiradero de ingredientes extra. La nata vegetal es sencilla y rápida de montar, pero además, con poca cantidad logras mucho producto. Por último, y no menos importante, no se corta y por eso no tendrás que estar haciendo malabares para poder salvar tu nata.

¿Qué es más económico, la nata o la nata vegetal?

Si hablamos de diferencias, una de las más consultadas es “¿pero qué es más económico?”. Bien, es nuestra tienda puedes encontrar ambas posibilidades a un precio muy accesible y bastante similar, pero la realidad es que si relees las ventajas de la nata vegetal, encontrarás que te cuesta más barato que la nata común. ¿Lo motivos?:

  • Con poca cantidad puede montar el doble
  • No se corta
  • Sube mucho e incluso te sobra
  • Puedes congelarla si has conseguido de más

Usos de la nata y la nata vegetal: ¿Cuál me conviene más?

El uso de la nata es posible tanto si la usas para un trabajo profesional o si quieres nata montada para compartir cupcakes entre tus familiares. Sin embargo, debes tener en cuenta que si quieres realizar la venta de un producto, lo mejor es optar por nata vegetal porque dura más y te será más económico, como ya mencionamos.

Diferencias entre la nata y la nata vegetal4

¿Qué recetas puedo llevar a cabo con nata vegetal?

¡Las que quieras! Comidas dulces o saladas son aptas para hacer con nata vegetal, pero te contaremos una receta con las que notarás lo genial que es este producto:

Diferencias entre la nata y la nata vegetal2

Vasos de mascarpone y Tofee

Ingredientes:

Para la base de galletas

  • 100 gramos de galletas tipo digestive
  • 40 gramos de mantequilla
  • Crema de mascarpone
  • 250 gramos de queso mascarpone
  • Una cucharadilla de extracto de vainilla
  • 120 gramos de azúcar glass
  • 175 gramos de nata vegetal

Para el Toffee

  • 40 gramos de azúcar moreno
  • 40 gramos de mantequilla sin lactosa
  • 200 ml. de nata vegetal

Para realizar la receta, tritura las galletas, agrega la mantequilla derretida y mezcla. Luego, pon un par de cucharadillas en la base de los vasitos y guarda en la nevera. Mientras tanto, en un bol, bate un poco el queso mascarpone. Añade 100 gramos de azúcar glass y la vainilla. Continúa batiendo unos minutos hasta integrarlo. Reserva.

En otro bol monta la nata. Cuando coja un poco de cuerpo añade 20 gramos de azúcar glass y continua montando la nata hasta hacerla más dura. Mezcla la nata y la crema de queso mascarpone con movimientos envolventes y muy lentos. Deja reposar en la nevera por al menos 30 minutos para que endurezca mientras haces el Toffee.

Para la salsa Toffee, derrite la mantequilla en un cazo a fuego bajo. Añade el azúcar y revuelve bien hasta integrarlo, dejando el azúcar caramelizándose durante un par de minutos hasta que coja un color dorado (hazlo a fuego bajo). Añade la nata vegetal en dos tandas, removiendo bien para mezclar con el caramelo. Deja reducir la salsa removiendo de vez en cuando durante unos 20 minutos aproximadamente y hasta obtener un color marrón no muy densa.

Cuando esté lista la Toffee déjala enfriar a temperatura ambiente. Saca la nata de la nevera, y ayuda de una manga pastelera, rellena las vasitos sobre la base de galletas. Finalmente, decora con la salsa Toffee.

Diferencias entre la nata y la nata vegetal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *