Tarta Red Velvet

en

Hola a tod@s, hoy quiero mostraros esta deliciosa “Red Velvet” que realicé para la mujer de Andrés,  un compañero de mi marido. Ya en una ocasión me había pedido su hija para regalarle a una amiga esta deliciosa tarta, pero no había puesto la receta. Y como me la pidió para su amiga, se habían quedado con las ganas de probarla, jejeje, así que había llegado el momento, y por fin la degustaron. Yo creo que quien la prueba repite, y es que la textura, el color y ese delicado sabor a chocolate enamoran.

 

Esta foto está sin el detalle de fondant. No la quise cubrir de fondant, ya que quería que probaran la tarta tal cual es, rellena y cubierta con buttercream de queso, y como requiere de nevera, la dejé así. La verdad no quedo mal con lo que quería Andrés que le pusiese en la tarta, su perro…

¿A que ha quedado original? La verdad es que les encantó. Tienen un perro Husky, y me mandó la foto de un cuadro que había pintado, yo hice lo que pude claro, jejeje, pero quedaron muy contentos con el resultado.

Bueno, bueno, y les gustó tanto la Red Velvet, que el otro día se atrevieron con unos cupcakes que les quedaron deliciosos, la próxima les diré que me guarde alguno, que a mí también me encantan, jejeje.

He preparado la receta de Bea Roque, que tengo el libro, le doy miles de vueltas, y aún no he preparado nada. Y no es porque no quiera, sino porque me falta tiempooo…y estamos en la operación bikini, jejeje, es broma….bueno no me enrollo más, aquí va la receta con alguna modificación.

Ingredientes para Red Velvet molde 18 cm.

  • 125 gr. Mantequilla
  • 250 gr. Azúcar
  • 2 Huevos tamaño L
  • 280 gr. Harina
  • 15 gr. Cacao en polvo sin azúcar
  • 1 Cucharadita Levadura
  • 1 Cucharadita de Bicarbonato Sódico
  • 1/4 Cucharadita de sal
  • 240 ml. Buttermilk (preparado con 240 ml leche y 1 cucharada de zumo de limon, se deja reposar unos 10   minutos y ya tenemos nuestro buttermilk casero)
  • 1 Cucharado de colorante rojo (yo uso el de Wilton)
  • 1 Cucharadita de vinagre
  • 1 Cucharadita de vainilla

Precalentamos el horno a 170º sin ventilador.

Unimos y tamizamos todos los ingredientes secos, la harina, el cacao, la levadura, el bicarbonato y la sal.

Mezclamos el buttermilk, el vinagre, el colorante rojo, la vainilla y reservamos.

Batimos la mantequilla junto con el azúcar hasta que quede espumosa y blanquecina.

Añadimos los huevos uno a uno ligeramente batidos y dejando que se integren bien antes de añadir el otro.

Mezclamos los ingredientes reservados en tres veces los secos y en dos los líquidos.

Echamos primero una tercera parte de los secos, la mitad de los líquidos, otra vez los secos, los líquidos, y terminamos con los secos. 

Lo echamos al molde que habremos engrasado con anterioridad (yo recomiendo el spray desmoldante, es una maravilla para que no se peguen los bizcochos)

Metemos al horno durante más o menos 45 minutos, dependiendo de cada horno, y como cada uno es un mundo, yo lo que mejor me saca de dudas a la hora de ver si está totalmente hecho es el palillo o cuchillo, no falla.

Dejamos enfriar en una rejilla y cuando esté bien frío envolvemos con papel film y lo metemos a la nevera hasta el día siguiente. Así los bizcochos quedan mucho más ricos.


Para la buttercream de queso utilicé:  

250 gr. Mantequilla a temperatura ambiente

400 gr. Azúcar Glass

60 gr. Queso crema

2 Cucharadas de Leche

 

Ponemos en la batidora la mantequilla a trocitos, el azúcar glass tamizado, el queso, la leche y batimos a velocidad media hasta que los ingredientes queden bien integrados y se quede cremosa. Luego rellenar el bizcocho y cubrirlo por encima. Utilicé unas paletas para alrededor de la tarta para hacerles esos dibujos.

 

Espero que os haya gustado, la verdad es que es una delicia esta tarta, y es algo que todos deben probar. Os animo a prepararla y veréis como triunfa. 

 

Hasta pronto…

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *