2 tartas de cumpleaños perfectas para incorporar obleas para tartas

Los cumpleaños son el mejor momento para lucirse con una tarta increíble. Sin embargo, como detalle final puedes encargar en nuestra tienda una oblea personalizada que te llegará en poco tiempo y por precio más que genial.

1.      Tarta de chocolate con oblea para tartas

Una tarta de chocolate es ideal para cualquier cumpleaños porque ¿a quién no le gusta el chocolate? Para hacerla, recuerda comprar tu oblea con tiempo, así no tienes que preocuparte. Para hacerla, necesitarás:

  • 140 gramos de mantequilla (recuerda guardar un poco para engrasar)
  • 175 gramos de azúcar
  • 2 huevos
  • 225 gramos de harina integral con levadura
  • 50 gramos cacao en polvo
  • ¼ de cucharadita de bicarbonato de sodio
  • 250 gramos de yogurt natural
  • Para decorar: 300 gramos de azúcar glas tamizada, 2 cucharadas de cacao en polvo tamizada, 1 cucharada de mantequilla derretido, 3 o 4 cucharadas de agua hirviendo.

Para comenzar, precalienta el horno a 180 grados, además, engrasa un molde redondo. A continuación, pon la mantequilla y el azúcar en un recipiente y bate hasta que la masa esté suave y esponjosa. Añade los huevos un poco y una a la vez, batiendo bien entre cada uno.

Tamiza la harina, el cacao y el bicarbonato de sodio en el recipiente, asegurándote de que no quede ningún resto en el colador. Vierte en el yogur natural. Remueve suavemente todo con la primera mezcla y, con una cuchara, coloca en el molde que habías preparado. Hornea durante unos 20 o 25 minutos. Enfriar en el molde durante 5 minutos, para luego, colocar en una rejilla para enfriar completamente.

Para el glaseado, tamiza el azúcar glas y el cacao en un recipiente, luego vierte la mantequilla y las 2 cucharadas de agua hervida. Mezcla hasta obtener una consistencia suave y untable. Si es demasiado rígido, añade, con mucho cuidado, un poco de agua hervida de a gotas.

Con una espátula mojada con agua caliente, unta en todo el bizcocho y deja en el refrigerador por unas 5 horas. Para colocar la oblea para tartas, deberás untar la parte superior de la tarta de la misma forma, pero colocando la oblea encima (con el plástico hacia arriba). Luego, retira el plástico y alisa con cuidado. También puedes añadir un poco de chocolate blanco y pegar la oblea encima cuando enfrié un poco.

2.      Tarta de naranja y chocolate blanco con oblea para tartas

Una excelente alternativa para las tartas de cumpleaños son las combinaciones de cítricos con chocolate. Un ejemplo es esta tarta de naranja y chocolate blanco que no te dejará restos para el día después del festejo. Para hacerla, necesitarás:

  • 175 gramos de mantequilla ablandada (guarda un poco para engrasar)
  • 175 gramos de azúcar
  • Ralladura de 4 naranjas y el jugo de una
  • 4 huevos (yema y clara separadas)
  • 100 gramos de harina con levadura
  • 1 cucharadita de levadura en polvo
  • 100 gramos de almendra molida
  • Para el glaseado: 200 gramos de chocolate blanco, 200 ml de nata, y 100 gramos de chocolate blanco, para decorar

Calienta el horno a 180 grados y engrasa con la mantequilla dos moldes redondos de 20 cm. Además, forra las bases con papel de horno. En un recipiente, coloca el azúcar y añade la mantequilla ablandada y la ralladura de naranja. Bate durante 1 minuto o hasta que la mezcla esté pálida y esponjosa. Luego añade las yemas de huevo.

Tamiza la harina y la levadura en polvo sobre la mezcla del bizcocho y revuelve ligeramente. Por último, incorpora las almendras y el jugo de naranja. Por otro lado, bate las claras de huevo y, luego, coloca un tercio de la clara de huevo en la mezcla de la torta. Bate. Repite con el otro tercio y así hasta que se acabe. Ten cuidado con que no sobre mezcla o se perderá la ligereza de las claras de huevo.

Divide la mezcla de bizcocho entre los moldes y hornea durante entre 30 a 35 minutos. Deja enfriar en el molde durante 5 minutos, luego desmolda sobre una rejilla. Despega el papel de horno y deja enfriar. Empareja la tarta con una lira para tarta.

Para el glaseado, derretir el chocolate a baño maría. Bate la nata hasta que espese, luego incorpora con el chocolate blanco. Coloca una de las tartas en una base para tarta. Pon el glaseado y, luego, la otra tarta. Vierte más glaseado, empareja y coloca en el refrigerador por una hora. Después, pega la oblea para tarta con pegamento comestible (¡con el plástico hacia arriba!). Asegúrate que esté todo como quieres y, luego, despega el plástico.

Como toque final puedes utilizar el chocolate blanco restante para hacer “rizos de chocolate” y terminar de decorar la tarta. Para hacerlo, simplemente vuelve a derretir el chocolate a baño maría y colócalo en una superficie plana (como una bandeja de horno). Deja que se enfríe un poco y con una espátula o un cuchillo, raspa de forma cuidadosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *