Chocotrasfer, las impresiones comestibles perfectas para San Valentín

El chocotransfer es una impresión comestible, pero a diferencia del papel de azúcar, tiene una capa de mantequilla de cacao además del azúcar. Suena tentador, ¿verdad? Su modo de uso es muy igual al de cualquiera de las impresiones comestible que hayas usado: Simplemente elige la o las imágenes que quieras usar, compra la hoja en nuestra tienda y envía un email a [email protected] con el archivo de lo que quieras imprimir.  San Valentín es una fecha muy especial para muchas parejas, y por eso, si quieres sorprender a la tuya: Incluye chocotransfer. ¡Inspírate en estas recetas y enamóralo mucho más!

Modo del uso de las impresiones comestible Chocotransfer

Las hojas tienen dos caras, una más brillante y otra con menos brillo. La primera constituye la protección que te permite cortar y coger la hoja sin que se corra el dibujo, mientras que la segunda, es donde realmente está el azúcar y la mantequilla de cacao.

Recuerda: No quites la capa brillosa hasta que el chocotransfer esté bien adherido.

Piruletas en forma de corazón de chocolate blanco

El chocolate es un regalo clásico de San Valentín, por eso, si quieres una idea muy original, prepara piruletas de chocolate blanco. Para hacerlos, necesitarás:

  • 300 gramos de Chocolate blanco o una bolsa de Candy Melts blancos
  • Palitos de cakepops
  • Moldes para piruletas en forma de corazón
  • Papel de chocotransfer

Ten listo el papel de chocotransfer cortándolo de la misma forma que los moldes. A continuación, coloca cada recorte en el molde con la parte más rugosa hacia afuera. Luego, coloca el palito de cakepops en donde corresponde.

Derrite el chocolate blanco a baño maría y échalo con cuidado en los moldes. Dale unos golpecitos al molde para evitar burbujas de aire. A continuación, lleva a la nevera por media hora.

Una vez transcurrido el tiempo de endurecimiento de las piruletas, sácalas con cuidado del molde. Finalmente, retira la capa brillante de la impresión comestible.

Galletas Oreo con chocolate blanco y chocotransfer

Las galletas Oreo no solo son exquisitas, también son un gran regalo para tu pareja. Para prepararlas y agregarles un toque original, necesitarás:

  • 12 Galletas Oreo
  • 300 gramos de chocolate blanco
  • Papel de chocotransfer
  • Un molde para galletas del mismo tamaño que las Oreo (optativo)

Derrite el chocolate a baño maría. Baña las galletas en un bol con el chocolate fundido y, después, déjalas escurrir sobre una bandeja encima de papel de hornear. Con ayuda de una espátula trasládalas de nuevo a otra bandeja, para que escurra totalmente el chocolate sobrante. Más tarde, coloca el circulito de chocotransfer (previamente recortado) encima de la galleta y con el lado rugoso sobre el chocolate, y presiona un poco con el dedo para que quede bien pegado. Deja enfriar dos horas, hasta que el chocolate este bien sólido y frío.

Bombones rellenos de toffee con chocotransfer

Si amas los bombones, comparte tu adicción y dale originalidad a tu receta con estos bombones rellenos de toffee y decorados con chocotransfer. Hacerlo puede resultar algo complicado si no tienes experiencia, así que prueba antes sin la impresión comestible. Para hacerlo, busca los siguientes ingredientes:

  • Para el relleno: 100 gramos de azúcar; 50 gramos de mantequilla; 75 ml de nata líquida; 1 cucharadita de vainilla en pasta.
  • Para la cobertura: 300 gramos de chocolate blanco; colorante blanco; chocotransfer con el diseño que quieras.

Para hacer estos bombones, lo más conveniente es que prepares primero el relleno. Es sencillo, solo coloca todos los ingredientes en un cazo y lleva a fuego medio hasta que se derrita la mantequilla. Luego, deja allí hasta la ebullición por unos minutos. Revolver hasta que este espeso.

Para la cobertura del bombón, tendrás que templar el chocolate: Reserva 60 gramos en el cuenco del robot de cocina junto con el colorante blanco. Funde los 240 gramos restantes en el microondas a media potencia y con intervalos de un minuto, hasta que esté fundido. Luego, calienta unos segundos más hasta que tenga una temperatura de entre 40 y 50 grados. Pon en acción el robot de cocina a velocidad mínima y vierte el chocolate fundido sobre el que estaba en un cuenco. Sube la velocidad a media y a los 10 segundos para el robot y revuelve con una espátula. Luego, pon el robot en marcha de nuevo a velocidad media por 4 minutos.

Corta el papel chocotransfer del tamaño que sea el molde de bombones y vierte el chocolate encima. Golpea un poco el molde para evitar las burbujas de aire y pon el molde boca abajo para que caiga lo que sobre. Pasa una rasqueta sobre el molde y deja enfriar a temperatura ambiente.

Una vez se ponga duro el chocolate, coloca el relleno sin llenarlo hasta arriba (más o menos a ¾ de su capacidad) y deja reposar un poco. Finalmente, sella echando el chocolate atemperado encima y golpea el molde para evitar las burbujas de aire. Saca los excesos con la rasqueta, y deja enfriar a temperatura ambiente y luego 5 minutos en la nevera. Desmolda rápidamente, pero con cuidado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *