Cómo usar el aerógrafo en repostería

en

Cómo usar el aerógrafo en repostería

Una herramienta elemental para la decoración de tartas y otras delicias reposteras es el aerógrafo. Se trata de una especie de lapicera conectada a mangueras que expulsan colorante a presión de aire, de manera que la pintura se disperse de forma pareja, rápida y precisa.

El uso del aerógrafo en repostería no solo facilita el pintado de los dibujos decorativos sino que además agiliza y simplifica el proceso en gran medida, es una de las técnicas que se han vuelto más populares en los últimos años para su uso en pastelería y ofrece además un acabado esfumado muy bello y particular, bastante difícil de lograr coloreando de la forma tradicional.

Te explicaremos en detalle todos los usos que puedes darle a esta herramienta y de qué manera utilizarla.

como usar el aerografo en reposteria

Tu experiencia en aerografía

Para saber cómo usar el aerógrafo en repostería, debes comprender el mecanismo que emplea. El aerógrafo es una especie de pistola pequeña que consta de un pequeño dispenser de colorante conectado a una boquilla a través de una manguera, para el suministro de pintura. El extremo opuesto de la manguera deriva en un compresor que despide pintura a chorro con presión de aire, de manera constante y uniforme.

Esto significa que trabajarías coloreando como si utilizaras un aerosol pequeño, que pinta con mayor precisión, por lo cual, es importante medir la distancia de pintado y realizar movimientos parejos, sosteniendo el aerógrafo con firmeza.

El procedimiento es muy sencillo, te dejamos algunas sugerencias y piezas que te serán necesarias a la hora de utilizar el aerógrafo en repostería por primera vez:

  • Utiliza plantillas o esténcil. Puedes armar tus propias plantillas, calcando los dibujos que hayas escogido.
  • Compra los colorantes necesarios, preferentemente de calidad y marcas recomendadas. Puedes visitar nuestra tienda para adquirir estos productos y recibir el asesoramiento adecuado.
  • Trabaja en una superficie uniforme y grande. Para el primer uso, el fondant o las pastas de tartas son ideales, ya que te permitirán moverte con más libertad. En cambio, trabajar con pequeños comestibles, como galletas o cupcakes para una primera vez, puede resultar difícil a la hora de maniobrar el pintado. Comienza por las terminaciones sencillas, fondos y pasteles grandes.
  • Escoge diseños de decorado simples, evitando los sombreados y terminaciones finas, deja esos detalles para cuando hayas adquirido más experiencia en dominar tu aerógrafo en repostería.
  • Trabaja sobre superficies secas. Si tu primer pintado será sobre fondant, asegúrate que el mismo ya se haya endurecido, dejando transcurrir unas 2 a 3 horas en la nevera.

Paso a paso, primer aerografía

Detallaremos a continuación, un paso a paso para comprender cómo usar el aerógrafo en repostería de manera exitosa, trabajaremos sobre un pastel cubierto con fondant blanco y una plantilla de la forma que más te apetezca.

  1. Coge el colorante que vas a utilizar para las plantillas de forma y viértelo cuidadosamente en el dispenser de tu aerógrafo repostero.
  2. Fija el esténcil con alfileres o pinchos pequeños de manera que no se desplace durante su empleo.
  3. Dispara el colorante a una distancia no mayor a 5 cm. Ten en cuenta que a mayor distancia, más suave y difuminado se verá el color. Para los rellenados de plantillas, que serían los dibujos principales del decorado, necesitaremos un color intenso, por lo que una mínima distancia cubrirá la superficie rápida y uniformemente.
  4. Repite el proceso anterior con la misma plantilla todas las veces que consideres necesario repetir el dibujo en el fondant.
  5. Para el fondo, la clave será la distancia que tomes para aerografiar con una pintura suave y clara. A una distancia de aproximadamente 9 a 12 cm, realiza movimientos parejos sobre la pasta fondant procurando cubrir toda la superficie. Puedes colocar la tarta sobre una superficie giratoria para que sea más sencillo el pintado.
  6. Notarás que el colorante se seca con rapidez y habrás realizado un trabajo fino de decorado de tartas en tan solo unos minutos.
  7. Para las siguientes experiencias, escoge plantillas con dibujos más complejos y sigue la misma técnica detallada anteriormente. Una vez que sientas seguridad con tu aerógrafo en repostería, trata de realizar acabados más finos como sombreados y bordes pequeños. Procura utilizar siempre moldes o stencil y realizar las terminaciones que requieran colores más intensos, con el aplicador bien cerca de la superficie a pintar.

Existen diversos modelos de aerógrafos reposteros. Escoge el que más te plazca visitando nuestra tienda online, donde encontrarás el aerógrafo en repostería ideal para ti.  También podremos asesorarte con respecto a los colorantes más adecuados y el cobertor de tarta más efectivo para una decoración perfecta.

Anímate a convertirte en un repostero profesional, con las técnicas y herramientas más sofisticadas del mercado, o bien sorprende a tus invitados con diseños coloridos, que realizarás en unos pocos minutos utilizando esta fantástica herramienta de decoración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *